El sueño de san José

User Rating:  / 50
PoorBest 

 

 

 

Aquel día en que el carpintero José vio a María, la Virgen de Nazaret, sintió tal fascinación que quedó como suspendido fuera de este mundo por un momento. La mirada inmaculada de ella, pulcra, sin malicia, libre de todo pecado se mecía sobre su exquisita sonrisa que adornaba ese rostro tan lleno de gracia. José la miró, y mientras un gran suspiro lo regresaba al mundo, meditando en su espíritu se dijo: -Es tan bella…

Volvió a su casa por el camino de siempre pero parecía no andar; sus sandalias acariciaban el suelo; la alegría se había instalado en su corazón y se asomaba por sus ojos como ventanas que miran hacia un horizonte revestido de esperanza.

 

José había sido elegido por Dios para ser el esposo para María, y lo había señalado mediante una vara de almendro que floreció en su mano cuando los sumos sacerdotes del templo de Jerusalén convocaron a los jóvenes varones de Judea para encontrar al que tomaría por esposa a la hija de Joaquín y de Ana, la doncella educada y formada en el Templo en un privilegio al que pocas niñas podían aspirar.

Los desposorios judíos suponían un compromiso tan real que al prometido ya se le llamaba esposo y estaba sujeto casi a todas las responsabilidades. Ahora, José dispondría de un año para preparar la boda y la casa en la que crecería su familia; y María se dispondría a elaborar el ajuar que aportaría a su nueva casa.

Una mañana de ese año de preparativos María recibió un mensaje de Dios a través del arcángel san Gabriel, quien con alas extendidas y de rodillas ante ella, sabedor de que hablaría a la creatura que Dios había concebido en la eternidad para que fuese su propia madre, erguido y con el espíritu en alto entregó su mensaje con la mirada firme: -No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús (Lc 1,30).

La dulce voz de la Virgen preguntó cómo sería posible que ella fuese a dar a luz un hijo cuando todavía no era esposa ni había tenido tratos con varón alguno (Lc 1,34).

El arcángel levantó los ojos para mirar a la Virgen y entregarle su respuesta con voz suave aunque envuelta en misterio: -El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y se le llamará Hijo de Dios (Lc 1,35).

La Virgen aceptó sin saber cómo se haría realidad en ella aquel misterio que la sobrepasaba, y al pronunciar su respuesta se sacudieron los cielos y la mar profunda conversó por vez primera con la alta montaña, y las nubes se revistieron de colores como arcoíris que se instala en el firmamento: -He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra (Lc 1,38).

Pasaron los días con María entregada a los bordados y con José esmerado en su trabajo; y pasaron las semanas y se vinieron los meses, y el vientre de la Virgen crecía hasta volverse tan evidente que José se percató; y fue ese el día en el que este carpintero le salvó la vida por vez primera a Jesús, aun antes de nacer, pues la ley era dura y castigaba con la muerte por lapidación a una mujer que, sin tener esposo, se encontrase embarazada.

José, que era un hombre hacedor de la voluntad de Dios y conocedor de la justicia, no quiso evidenciar el embarazo a fin de rescatar de la muerte a María y a su Hijo, pero su corazón se partió de dolor y el llanto lo abatió hasta que Dios lo confortó con el descanso del sueño para luego entregarle un consuelo mayor por medio del ángel que le dijo: -José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados (Mt1,20).

Al despertarse, José recorrió apresurado el nuevo sendero de su vida hacia la casa de Joaquín, de Ana y de María; ella escuchó sus pasos y salió a la puerta y vio en el horizonte venir hacia ella la figura dispuesta de su prometido, el carpintero fuerte, mientras en silencio le habló a su hijo con estas palabras: -Jesús, tendrás por padre a un hombre que estará dispuesto a entregar su propia vida por ti…