El Papa en Egipto

User Rating:  / 28
PoorBest 

 

 

Este viernes 28 de abril, el papa Francisco viajará a El Cairo y a Egipto para una peregrinación de dos días en un viaje que se percibe riesgoso, por asuntos de seguridad, debido a la persecución contra cristianos que se vive en algunas regiones del país y a los últimos y sangrientos atentados perpetrados el Domingo de Ramos contra dos iglesias ortodoxas coptas en las ciudades de Tanta y Alejandría.

El padre Antoine Alan, párroco de la comunidad Copto-católica en Roma, en entrevista con el Centro Televisivo Vaticano, explicó que “Esto añade un valor a la visita del Santo Padre a nuestra nación. Nos parece un mensaje de paz, de solidaridad, pues viene a visitarnos con su paz. El sufrimiento de la Cruz hay que abrazarlo con la misericordia de Dios, y el Santo Padre es el mejor testigo de esta misericordia”.

 

Luego de su llegada al aeropuerto internacional de El Cairo, el Papa se reunirá con el Presidente de la República Al-Sisi, a quien recibió en el Vaticano en noviembre de 2014, un hombre comprometido con su gobierno en la tutela de las minorías religiosas y en la lucha contra el terrorismo islámico, una realidad que así expresó el padre Alain: “La mayoría de los egipcios no tolera estos ideales que quieren dividir el país, el islam radical no es una idea muy tolerada entre los mismos musulmanes. Por eso pienso que este radicalismo religioso no encontrará terreno fértil en Egipto, porque los egipcios están acostumbrados a vivir juntos en la paz. El actual presidente ha sido el primero en asistir a la celebración de la Navidad copta, se presentó personalmente en la Iglesia para felicitar a los coptos, una cosa que no había sucedido nunca en la historia del cristianismo en Egipto. Desgraciadamente, también encontramos dentro de las instituciones personas que no son tan tolerantes con nuestra presencia, por lo que no podemos negar que todavía existen estas formas sutiles de discriminación, pero pienso que el país está avanzando en la idea de eliminar todas estas realidades”.

El papa Francisco estará también en la universidad de Al-Azhar, la más importante del Islam sunita, para reunirse con el Gran Imán, el jeque Al-Tayyib, a quien había recibido en el Vaticano en mayo de 2016. Para el párroco de la comunidad Copto-católica en Roma, “la visita a Al-Azhar representa una etapa histórica significativa en las relaciones entre lo que puede considerarse el centro de la cristiandad y el musulmán. Estoy seguro de que Su Santidad planteará preguntas sobre la seguridad y la protección de las minorías en Egipto, especialmente la cristiana copta, que tiene una presencia histórica en el país. Sé que los egipcios están muy orgullosos de su historia. Viví dos años allí y, hablando con los musulmanes egipcios sobre sus compatriotas de fe copta, estoy muy orgulloso de afirmar que forman parte de la población. Por desgracia, la política y otras cuestiones han provocado la degeneración de esta relación: los coptos en Egipto están sufriendo de verdad por obra de los otros ciudadanos que son musulmanes y estoy seguro de que el Papa planteará la cuestión a los líderes políticos y religiosos, subrayando que es un fenómeno que hay que detener”.

Tras su encuentro en la universidad sunita Al-Azhar, el Papa y el jeque Al-Tayyib, acudirán al Centro de Conferencias para intervenir conjuntamente en la Conferencia Internacional sobre la Paz, organizada por la universidad, en la que también participará Bartolomé I, el Patriarca Ecuménico de Constantinopla. Posteriormente, Francisco sostendrá un encuentro en el Hotel Almasah con el presidente de Egipto, el señor Al-Sisi, y con las autoridades egipcias.

Por la tarde, el papa Francisco visitará al papa Tawadros II, guía de la iglesia ortodoxa copta, en un paso más que se da hacia la comunión luego de la visita de Tawadros II al papa Francisco, en el Vaticano, en mayo de 2013. La iglesia ortodoxa copta, duramente golpeada por los atentados terroristas de fundamentalistas islámicos, es la mayor iglesia cristiana de Oriente Medio.

Al día siguiente, el sábado 29 de abril, el Papa finalizará su viaje a Egipto con un encuentro con la pequeña comunidad copto-católica, que guía el Patriarca de Alejandría, Sedràk, y posteriormente con la celebración de la santa Misa en el Palacio de Deportes de El Cairo.

A todos los cristianos que residen en Egipto, bajo la cruz de Cristo no hay nada que los separe, viven por Cristo, dan testimonio de nuestra fe y se ayudan mutuamente para mantener viva a la Iglesia en Egipto, y aunque todos se sienten amenazados, la oración y la fe en Cristo-Jesús los mantiene unidos.