Rumbo a México

User Rating:  / 0
PoorBest 
Created on Wednesday, 01 February 2012 16:38
Hits: 3419

 

 

En la clausura de la Jornada de oración por la Unidad de los cristianos, el 25 de enero, el Papa expresaba que todos los que vivimos “unidos en Cristo, estamos llamados a compartir su misión, que es la de llevar esperanza allí donde dominan la injusticia, el odio y la desesperación”, expresión que, con facilidad, podemos colocar entre una de las diversas motivaciones que han logrado poner a Benedicto XVI en marcha hacia México y Cuba.

 

En efecto, la expectativa del viaje del Papa se vive en nuestro país con una gozosa esperanza en que sea ocasión de mover corazones para que se depongan odios, se enmienden injusticias y se renueve la esperanza en un futro mejor para los mexicanos, hoy cotidianamente agitados por la amenazante violencia que acompaña a las actividades del crimen organizado y al cultivo y tráfico de drogas estupefacientes.

 

El martes 31 la Sala de Prensa de la Santa Sede daba a conocer el programa oficial con el itinerario detallado del viaje apostólico: Viernes 23 marzo a las 9:30, hora de Roma, salida del aeropuerto hacia León, Guanajuato, para arribar a las 16:30, hora de México, con ceremonia oficial de bienvenida. Sábado 24 a las 8:00 Santa Misa en privado en la Capilla del Colegio Miraflores; a las 18:00 visita de cortesía al Presidente Felipe de Jesús Calderón en la Casa del Conde Rul, de Guanajuato, y a las 18:45 saludo a los niños en la Plaza de la Paz de Guanajuato. Domingo 25 a las 10:00 celebración de la Santa Misa en el Parque Bicentenario, de Silao, con homilía, rezo del Ángelus y mensaje del Santo Padre; a las 18:00 celebración de Vísperas con los obispos de México y de América Latina en la catedral de León y discurso del Papa. Lunes 26 a las 9:00 ceremonia oficial de despedida en el aeropuerto de León, discurso del Santo Padre y salida a las 9:30 hacia Santiago de Cuba.

 

El mismo martes 31 el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, monseñor Carlos Aguiar Retes expresaba en conferencia de prensa, a nombre de los obispos de México, que recibir al Santo Padre “reafirmará la fe de un pueblo católico decidido a volver su mirada a Dios, con un corazón renovado que quiere seguir a Jesús desde un auténtico discipulado”, expresaba su certeza en que “el Papa dejará un profundo mensaje de paz y de amor a toda la Iglesia que peregrina en México y en el continente, principalmente a América Latina que sufre los estragos de la pobreza, injusticia y violencia” y hacía notar que “el Papa viene a recordarnos que Cristo es la presencia de la paz y de la misericordia de Dios en medio de nuestra zozobra, carencias y dificultades, que Cristo es la luz, porque a pesar de que a veces nos sentimos en el abandono y con desaliento, es Dios nuestro Señor quien soporta nuestras cargas diarias, dándonos la vida, la fuerza y las decisiones para enfrentar y salir juntos de nuestros problemas”.

 

También durante los últimos días del mes de enero, en la celebración de la Misa con ocasión de la XXIX Peregrinación Nacional Juvenil a la Montaña de Cristo Rey, el Nuncio apostólico de su Santidad en México, Monseñor Cristophe Pierre, invitó a que “seamos hoy y cada día, junto con el Papa Benedicto XVI, instrumentos de fraternidad, de solidaridad, de santidad y mensajeros de paz para México y para el mundo”, invitó a los jóvenes a participar activamente en la comunicación con motivo del viaje apostólico al decirles: “los invito a que ustedes preparen el camino y los senderos del Papa anunciando a todos la buena noticia de la visita del Papa a México; escuchando y trasmitiendo luego a todos y a cada uno sus mensajes. Ustedes pueden hacerlo con mucha facilidad y con gran eficacia. ¿Cómo? pues simplemente a través de las redes sociales que ustedes saben ya manejar con maestría: Twitter, Facebook, Messenger, E-mail, etc.” y señaló la clave del viaje a México cuando expresó: “Nosotros somos la Iglesia y lo seremos si nos mantenemos siempre unidos al Papa. ¡Qué magnífica oportunidad tendremos nosotros mexicanos de experimentar la fuerza de la Iglesia católica estando cerca del Papa!, con él podemos juntos, hacer un nuevo encuentro con Cristo, el Hijo del Padre y vivir animados por su Espíritu”.

 

En estos tres mensajes: del Papa, del Presidente de la CEM y del Nuncio en México, encuentro certeras palabras de esperanza, de consuelo y animosidad que se dirigen a mi Pueblo sufriente de pobreza, injusticia y violencia. Anhelo y confío en que el Papa sea portador de paz.