Lunes, 29 Noviembre 2021

Editoriales

San Gabriel en Cholula

San Gabriel en Cholula

Muy cercano a la ciudad de los Ángeles, Puebla, en el poblado de San Pedro Cholula se emplaza el convento franciscano de San Gabriel, extraordinario por su estilo arquitectónico reminiscente de fortalezas medievales.

Como todo convento que cuenta con su propia iglesia, la de Cholula está dedicada al arcángel san Gabriel, el mensajero divino de la Anunciación y testigo de la Encarnación del Verbo eterno en el seno virginal de María. Se trata de una de las iglesias más antiguas de México y la más grande del territorio de los antiguos cholultecas. Sus orígenes se remontan al siglo XVI con la fundación del convento en 1529 y con la colocación de la primera piedra, el 7 de febrero de 1549, por fray Martín de Hojacastro, tercer obispo de la ciudad de los Ángeles, ahora llamada Puebla. Su construcción, ejecutada totalmente por indígenas de la región, concluyó en 1552 y fue dedicada el 30 de abril del mismo año, en solemne celebración presidida por el obispo de Puebla.

El conjunto conventual lo conforma la iglesia misma, una gran barda perimetral que delimita el amplísimo atrio, el gran claustro, tres capillas posas, el portal de peregrinos, la capilla de naturales (conocida como Capilla Real) de estilo mudéjar y la capilla de la Tercera Orden franciscana. Todas estas edificaciones del conjunto conventual están rematadas en su parte superior por almenas y pináculos que le confieren el aspecto de antigua fortaleza franciscana, seguramente para desalentar la posibilidad de algún ataque cholulteca. La cruz atrial, muy típica de toda iglesia franciscana, data del año 1668.

Entre la iglesia y la Capilla Real se sitúa la Capilla de la Tercera Orden, a la que da acceso una hermosa portada de estilo barroco y en cuyo interior las pechinas de la cúpula presentan a santos franciscanos, entre ellos el beato John Duns Scott, principal defensor del dogma mariano de la Inmaculada Concepción.

La sencilla fachada de la iglesia de san Gabriel tiene un único acceso por el portal central enmarcado por un arco doble de cantera. La ventana circular, también enmarcada por cantera, acoge un vitral del arcángel san Gabriel, el santo Patrono de esta iglesia y de todo el convento. La torre-campanario, de dos cuerpos, es cuadrada en su base y circular en la parte superior.

Al interior, la iglesia de san Gabriel consta de una única nave alargada dividida en varios tramos, con elementos góticos y platerescos. La bóveda presenta nervaduras de estilo gótico recubiertas recientemente con hoja de oro. El resto de la decoración interior, que originalmente era barroca, se sustituyó por elementos de estilo neoclásico tanto en el altar principal como en los diversos altares laterales distribuidos a ambos lados de la nave central.

La Capilla Real, a su vez, como parte del conjunto conventual franciscano de Cholula, se ve precedida, tanto por el mismo atrio jardinado, como por la misma cruz atrial del siglo XVII.

Su fachada, aunque sencilla, presenta tres portales de acceso y seis ventanas. El portón central y uno de los laterales están enmarcados por arcos de cantera poblana color gris. El otro portal lo enmarca un hermoso arco de mampostería. La parte superior de la fachada está rematada por varias almenas que también confieren a esta capilla el aspecto de una sólida fortaleza franciscana. La sencilla torre es cuadrada desde su base aunque rematada por una graciosa torre octagonal rematada en forma de cúpula y rodeada de varias columnas.

Su planta arquitectónica, de forma cuadrada, la constituyen siete naves simétricas, excepto la nave central que es más ancha que las demás. Todo su entorno está compuesto por 16 capillas. Debido a su diseño sui géneris, para sostener las 49 cúpulas se requirió de 24 pilastras octagonales, 12 columnas, y 12 soportes que hacen que el interior de esta capilla sea único en el mundo.

La pila bautismal, del siglo XVI, de una sola pieza es testigo silente de los millares de conversiones y de bautismos de los naturales cholultecas.

Es probable, por su pretencioso nombre, que esta Capilla Real se haya proyectado y edificado a fin de provocar el viaje y visita de sus majestades los reyes de España a este convento. Esto nos hace imaginar la esplendorosa belleza de sus retablos y decoración originales, además de sus frescos y pinturas sobre lienzos, lamentablemente ya perdidos.

Tanto el conjunto conventual de San Gabriel, como la iglesia dedicada al arcángel, en Cholula, son una notable muestra de la presencia permanente de ángeles y arcángeles en el territorio poblano, presencia y devoción surgidas a partir de las apariciones del arcángel san Miguel ocurridas en Cacaxtla en 1631.